dilluns, 20 d’octubre de 2014

EL MILLOR DE NOSALTRES

La crisi de l'èbola ha fet passar per davant nostre bona part de les misèries i les grandeses humanes. De les misèries, val més no parlar. Prou mal gust de boca ens han deixat. De les grandeses, sí que val la pena fer ressó.

Hem sentit parlar aquests dies de persones que viuen per les persones, de gent que viu en el món real, en aquesta realitat on l'important i l'urgent no és la prima de risc ni els índexos bursàtils sinò la vida i la salud dels que m'envolten. De la gent que no s'amaga de les responsabilitats, que ens treuen les castanyes del foc, de gent valenta. De la gent generosa gracies a la qual, encara tenim esperança.

Llegiu aquests dies sobre ells. Potser la vostra visió del món canvïi.

10 comentaris:

  1. Estoy muy de acuerdo en que es mucho mejor fijarse en lo bueno, que seguramente es mucho más abundante de lo que nos suele parecer. El ejemplo del doctor Juan Manuel Parra es digno de admiración y de un profundo respeto, y supe de él gracias a que me lo dijiste en el post anterior; también supe por la radio de otros casos similares en muy peores condiciones trabajando en África, la mayoría misioneros, tan injustamente olvidados en las últimas décadas.
    Cuando yo era niño, estas personas nos parecían héroes; si ahora los mencionas en una conversación los tachan de locos y se ríen de uno. Una pena, pero al menos han tomado un cierto protagonismo y a alguien le dará que pensar.
    Saludos i bona nit!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tienes mucha razón. Antes los comportamientos atruistas y sociales estaban mucho mejor vistos. Ahora lo que está bien visto es ser productivo.
      Tengo la sensación que tras la caída del muro de Berlín la visión capitalista del mundo no sólo salió reforzada, sino que se radicalizó, y eso de 'hacer el bien' paso a ser visto como una pérdida de tiempo improductiva. Lo útil es ganar mucho dinero, lo cual (se supone, en mi opinión muy infantilmente) redunda en el beneficio de todos. O sea, pese a la evidencias, aún pensamos que el bien de todos vendrá de un modelo salvaje, donde los ricos han de ser muy ricos para que caigan bastantes 'migajas' a los de abajo. Está claro que los misioneros están a años luz de esta visión del mundo. De hecho creo que su visión es muchísimo más acertada. ¡Saludos!

      Elimina
    2. Totalmente de acuerdo con esa visión del mundo que atribuyes (con toda certeza) a los misioneros.
      El ejemplo de las migajas es perfecto, Elisa. Lo triste, muy triste, es que es exactamente así.
      ¡Saludos!

      Elimina
    3. Sí, es así, creo que tienen una visión del mundo mucho más certera y real. ¡Saludos!

      Elimina
  2. ¡Hola Elisa!!!

    Esta es una entrada... O sea no me parece la principal, siendo octubre. Pero no doy encontrado otra.
    Decirte que tienes razón en todo lo que comentas. Estamos viendo, y por mucho que se esfuercen en decir que la crisis va a menos. Lo que se palpa es sigue aumentando. Y lo veo cerca de mí. Estamos hartos/as de ver y oír demagogia argucias.

    Gracias por lo que nos dejas y por tu cercanía.
    Te dejo mi cálido abrazo y me estima.
    Se muy muy feliz.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Estimada Marina: Sí que es la última entrada, pues este mes no he tenido ni ideas ni tiempo para escribir nada interesante.
      Tienes mucha razón, yo esto de la mejora no lo veo. ¿Dónde está la industria? ¿Dónde están las políticas sociales? ¿Dónde está el estado del bienestar? Todo lo han destrozado para beneficio de unos pocos.
      Gracias por pasar por aquí y animar este blog que tengo medio parado. Un abrazo!!

      Elimina
  3. ¡Gracias Elisa! Por la aclaración. Ya te saldrá en cualquier momento algo bueno como de costumbre. Eres un un cielo, lo sabías....

    Te dejo un beso en vuelo. Feliz fin de semana.

    ResponElimina
  4. Muchísimas gracias!! Tú sí que eres un cielo! Saludos!!

    ResponElimina